COPPÉLIA: Ballet Ecuatoriano de Cámara

 

Coreografía Original: Arthur Saint-Léon
Versión: Javier Sánchez, Ana María Leyte y Luis Aguilar.  
Música: Léo Delibes


Coppelia

foto coppelia 6.jpg

Ballet en tres actos, estrenada en París con coreografía de Arthur Saint-Leon y música de Léo Delibes, el 25 de mayo de 1870 en la Ópera de París. En el que se recrea las bases del teatro ballet y se conjugan la danza clásica, danza de carácter y la pantomima. La propia acción se desarrolla en un pueblo fronterizo donde se mezclan el folklore de varias regiones europeas, llevándonos a recrear un espectáculo vivo, festivo, lleno de color, y alegre. Diez años más adelante Marius Petipa hace su versión del original; versión sobre la cual los Maestros del Ballet Nacional de Ecuador realizan su adaptación.

El argumento de esta obra se refiere a un pálido y misterioso Doctor Coppelius, quien además es inventor y crea en secreto muñecas de tamaño real que danzan. Dichas muñecas tienen un aspecto tan real que un hombre del pueblo se enamora de una de ellas y rechaza a su amor verdadero. El se llama Franz y ella Swanilda.

Swanilda siente curiosidad y junto a sus amigas revisa la casa del doctor Coppelius, al ser descubiertas por el Doctor todas huyen de la casa y únicamente Swanilda se esconde en el traje de Coppélia. Para el doctor Coppelius es una magia, un milagro poder ver a su muñeca cobrar vida y se decepciona mucho cuando Swanilda decide confesar la verdad. Franz y Swanilda finalmente se enamora, escapan de la casa del doctor Coppelius, terminan casándose y siendo muy felices.

ACTO I

La acción transcurre en una aldea donde viven, entre otros, la traviesa Swanilda, su novio Franz y el juguetero Coppelius. Este último habita en una misteriosa casa donde guarda sus creaciones, desconocidas para el resto: muñecos de tamaño humano. Por la noche, Coppelius sale de su casa y en el camino se le cae la llave. Swanilda y sus amigas la encuentran y la curiosidad les empuja a entrar en el taller. Cuando el artesano se da cuenta de que ha perdido la llave, vuelve, al ver la puerta abierta, entra sigilosamente para descubrir al intruso. Mientras tanto, Franz ha decidido subir por el balcón para conocer a la chica misteriosa (la muñeca Coppelia) que tanto le atrae.

ACTO II

Dentro del taller, Swanilda descubre que Coppelia (la “chica” de la que tanto gusta Franz) es solo una muñeca, las chicas se divierten usando los diferentes trajes y vestidos que tienen el resto de muñecos. El doctor Coppelius que había entrado sigilosamente, descubre las travesuras que habían realizado las amigas de Swanilda y las hecha a todas de su casa, excepto a Swanilda, que se ha escondido en la alcoba de Coppelia y se ha puesto su vestido para que no la reconozca.

En ese momento entra Franz y Coppelius logra atraparlo y dormirlo con una droga. Se le ocurre entonces que podría utilizarlo para llevar a cabo su obra maestra: transferir el espíritu del joven a su muñeca Coppelia para que esta tenga vida propia. Swanilda le sigue el juego y le hace creer que la muñeca puede moverse.

ACTO III

Swanilda enamorada de Franz hace lo imposible y logra despertarlo, finalmente deciden confesar al doctor que todo era un engaño, y juntos huyen de la casa de Coppelius. Al darse cuenta Coppelius de que todo es fue una mentira, se queda en su casa muy triste y decepcionado. Swanilda y Franz ya enamorados deciden casarse en la plaza del pueblo. El Duque hace su regalo a las parejas de prometidos y también a Coppelius, quién se queja de que sus muñecos quedaron destrozados. Finalmente Coppelius los perdona y el pueblo queda feliz con el nuevo matrimonio.

66ballet.jpg